Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ampliar esta información Aquí. Aceptar

Magazine

Brazalete Azul

Programa 11. Solo quedamos cinco concursantes. Parece que fue ayer cuando estaba peleando por conseguir mis cuchillos y ahora estoy a tan solo dos pasos de la gran final. Ahora más que nunca, conseguir el brazalete de la inmunidad vale mucho y sé que debo estar muy concentrado.

Entramos en la cocina y el jurado nos dice que hoy la despensa va a ser muy diferente. ¡Yo ya me espero cualquier cosa!, pero de todo lo que me pasa por la cabeza no está trabajar con productos de una máquina 'Vending'... Lo único positivo de esta prueba es que al estar todo ya elaborado solo tienes que asociar sabores e intentar ser lo más original y creativo posible.

En la primera visita que hacemos a la despensa ya me da tiempo a ver un par de cosas, por lo que cuando el tiempo empieza a correr, sé más o menos lo que quiero hacer. Tenemos 45 minutos, pienso que son demasiados, sobre todo si lo comparas con la prueba de cordero de una dificultad mucho más elevada. Yo cociné un cuello de cordero y nos dieron 45 minutos. Hay cosas que a veces no tienen mucho sentido, pero esto es lo que hay.

Estoy disfrutando mucho, hago una crema de yogurt y café, con un bizcocho de cereales empapado en café, unas cerezas, unos frutos secos y finalmente un cristal de eucalipto para refrescar.

Cuando se termina el tiempo, miro el trabajo que ha hecho el resto y veo que tengo muchas posibilidades. Sé que Marcel también está muy contento. Empieza la cata, Susi comienza por Alejandro y le pone alguna pega. Cuando llega a mí, lo primero que hace es probar el cristal de eucalipto. Al parecer el jurado tenía dudas de si iba a estar perfecto, pero así es, Susi lo prueba y veo que le está gustando, y cuando veo que lo vuelve a probar, me digo: «Este es tu día Sergio».

El postre de Marcel también le gusta pero le pone una pega, le falta un punto de cohesión entre las dos preparaciones que ha hecho.

Los dos mejores somos nosotros, pero finalmente y después de 11 programas consigo el tan ansiado brazalete y además puedo decidir en la elección de los equipos. Alejandro, esta vez la estrategia la hago yo.

Los equipos son Oriol y Alejandro y por otro lado Mari Paz, Marcel y yo me uno a ellos. Antes de la prueba de McDonald’s, Alejandro me dice que ha hablado con Oriol y que han quedado que él tomará las decisiones. Le miro y le digo que esto no va a pasar conociendo a Oriol. Él me asegura que sí.

La prueba consiste en cocinar con productos de McDonald’s un menú Top Chef. Salimos corriendo y cuando entramos a la cocina lo primero que escucho de Oriol es que le dice a Alejandro: «Voy a tomar yo las decisiones». Si ya te lo decía yo.

Rápidamente llegamos a un acuerdo con lo que queremos hacer. Trabajar con mis compañeros es muy fácil y además al tener la inmunidad me permite mantener un poco más fría la cabeza para tomar decisiones. Hay momentos en lo que Marcel se pone nervioso pero le sé tranquilizar, tengo la inmunidad pero quiero ganar sí o sí.

El trabajo del otro quipo es un desastre, pero es lo que pasa cuando Oriol manda. Yo soy consciente que esto podía suceder y por eso me decanto por plantear así los equipos. Quiero que se marche Oriol y he pensado que en un mano a mano con Alejandro, así puede suceder.

Finalmente nuestro equipo gana la prueba. Última oportunidad, Oriol vs Alejandro. Hay que hacer una tarta. Realmente el resultado de la prueba fue muy flojo, pero 90 minutos son muy pocos. Ahora me entendéis cuando me quejo del tiempo de las pruebas. Oriol se va a la calle, se ve como se disculpa con todos, pero lo que no se ve lo que yo le digo: «Si en algún momento he dicho algo que te haya sentado mal, te pido disculpas». Es una pena que no lo hayan sacado en el programa del miércoles.

Oriol se va, La paz ha llegado a Top Chef..., o quizá no.