Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ampliar esta información Aquí. Aceptar

Magazine

MARIMITRUCHA

MARIMITRUCHA

 

Era la tarde del domingo 31 de mayo cuando me disponía a coger un vuelo con destino Madrid y así empezar una nueva aventura en Top Chef, pero mi  sorpresa fue que al llegar a Madrid nos dijeron que teníamos que coger todos juntos un autobús con destino a Bilbao, “pero si acabo de llegar de Santander,” pensé , si buscando el lado positivo voy dormir todo el viaje.

 

Nos llevan a Bermeo, es una tierra que conozco, aquí he disfrutado en numerosas ocasiones de sus playas y su gastronómica.

Una vez que llegue a la mesa de trabajo y vi la campana supe al momento que algo teníamos que hacer con anchoas, “un bonito no entra en esa campana”.

 

Nos dicen sobar anchoas, hay que hacer 20 anchoas y yo entendí que era muy importante terminar el primero, a priori la prueba me es conocida, pero claro, no tenemos ni tijeras ni cuchillo, esto se complica algo, desde el principio me di cuenta que para mi compañeros era un todos contra Sergio en vez de un todos contra todos, escuchaba como decían que como soy del norte tenía ventaja, en broma le dije a Carlos que si tenia envidia pero rápidamente por su contestación me di cuenta que lo que le dije no le hacía mucha gracia, termine el primero pero Susi me dijo que no estaban perfectas, lo reconocí al momento, pero al ver que el siguiente que termino tras de mi lo hizo transcurridos 30 minutos, se me puso una cara de tonto que ni imagináis por lo haber utilizado ese tiempo para haber dejado mis anchoas perfectas, una lección que me vendra muy bien para mas adelante.

 

Hubo alguno, que le hizo gracia que yo no pasara a la siguiente ronda pero yo pensé pero si tu tampoco has pasado, el peor enemigo de cada uno es uno mismo y yo eso lo se bien por lo que nunca me alegro del mal de nadie, solo me alegro cuando yo hago las cosas bien.

 

Pasaron María, Luca y Alejandro, lo mas relevante de la prueba fue ver como Luca se quedo en blanco, lo repito una y otra vez Top Chef es un concurso muy complicado en donde entran en juego muchas cosas y no es fácil sacar adelante las pruebas, para mi Luca es una gran cocinero pero ese día la presión le jugo una mala pasada.

 

La inmunidad la gano María y fue ella quien decidió los equipos, haber como os suena Oriol y yo juntos, de principio no muy bien ¿Verdad?, el equipo lo completo Luca y Alex.

Teníamos que hacer un Marmitaco y además María nos dio la Trucha, ¿Algo mas María?, nos toca decir jefe de equipo y mis compañeros me piden que sea yo, que soy el que mejor conozco el plato,  creeme después de 2 cuchillos rojos lo fácil hubiera sido esconderme pero decidí dar un paso adelante y demostrar quien soy.

Esto no se vio, pero cuando nos pregunta Chicote quien es el jefe de equipo y le digo que yo, su cara era un poema, yo le dije que soy un chef valiente.

 

Empieza la prueba y veo que los otros dos grupos deciden meter todos los ingredientes en una marmita y cocinar el plato de forma tradicional y luego emplatarlo directamente de la olla al plato.

Luca me dice que hagamos lo mismo y mi respuesta fue, yo no he venido a este programa para meter todo en una marmita, he venido para hacer mi cocina, decidí hacer un marmitaco para  luego quedarme con su jugo, de esta forma aunque cierres los ojos y pruebes ese caldo será como comer un Marmitaco, lo que hicimos fue jugar con todos los ingredientes y ponerlos de diferente forma como guarnición, Luca me miraba como si estuviera loco pero, le dije que haciendo un marmitaco clásico con una trucha no teníamos nada que hacer,  y a medida que transcurría la prueba Luca iba creyendo poco a poco en el plato para una vez terminada la prueba decirme que habíamos hecho un gran plato. Vuelvo al origen, Oriol y yo, y aunque parezca increíble el trabajo entre nosotros fue perfecto, me hizo caso en todo y aunque hubo un momento que me pido utilizar Kimchi (Producto Coreano), le dije, estamos haciendo un Marmitaco así que aunque insistió un poco no le deje utilizarlo.

 

Me toca presentar el plato, un jurado de nivel y si además tienes la gran suerte de escuchar que el gran Martin Berasategui comente que quien con una trucha haya podido hacer un gran Marmitaco ha demostrado que es un gran cocinero, por cierto bautizo nuestro plato como Marmitrucha.

 

Toca el momento de levantar el cuchillo y aunque pensaba que habíamos hecho un gran trabajo, también temía hacer un pleno al rojo, en ese momento cuando levantaba el cuchillo pensaba, rojo, rojo, rojo y de repente verde, verde me quede con los brazos en alto casi no me lo creía aunque lo esperaba, por fin me toca descansar.

 

El cuchillo rojo lo saco Montse y la sorpresa de la noche fue ver como se escudaba en María diciendo que por su culpa la patata se había quedado dura que ella quería que la patata la hubiera hecho Marcel, y yo pienso solo tenias que haberla dicho a María que pusiera a cocer la patata antes y eso sí que dependía de ti.

 

Finalmente se fue Velandrino, quizás su plato fue el peor, pero conceptualmente no lo fue.